Foto: Andina

  • La Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), junto con nueve organizaciones de la sociedad civil, emitieron un pronunciamiento a favor de la erradicación de la minería ilegal y demás delitos ambientales que se desarrollan en el país.
  • Asimismo, expresaron su respaldo a la minería artesanal y de pequeña escala, que opera conforme a ley, con las garantías de salud y seguridad para los mineros, sus familias y las poblaciones aledañas, sin afectar ecosistemas y la vida misma.

 

El jueves 18 de junio, diez organizaciones de la sociedad civil, incluida la SPDA, a través del Observatorio de Minería Ilegal y Actividades Vinculadas en Áreas Claves de Biodiversidad, suscribieron un pronunciamiento donde reiteran su compromiso frente a actividades ilegales, como la minería ilegal y otros delitos ambientales que se desarrollan en el país.

[Descarga el pronunciamiento]

El avance de la minería ilegal, por sus efectos nocivos en el ambiente, la biodiversidad, los medios de vida y los derechos fundamentales de las personas, viene generando una serie de reformas en políticas de formalización para la pequeña minería y minería artesanal, la fiscalización ambiental y la persecución penal de la actividad ilícita en este sector. A pesar de los esfuerzos del Estado Peruano por enfrentar este flagelo, la pérdida de biodiversidad parece no detenerse, lo cual se refleja en los reportes oficiales sobre el avance de la deforestación de nuestra Amazonía.

Sin embargo, el Estado peruano no está siendo firme en esta búsqueda de la formalización, debido a que el pasado 21 de junio se aprobó el Decreto Supremo 015-2020-EM, el cual amplía el plazo para cumplir con presentar el Instrumento de Gestión Ambiental para la Formalización de las Actividades de Pequeña Minería y Minería Artesanal (IGAFOM) hasta el 31 de diciembre de 2020.

El IGAFOM es un instrumento de gestión ambiental cuya aprobación permite identificar, controlar, mitigar y/o prevenir los impactos ambientales negativos generados por los mineros en vías de formalización. La ampliación de este plazo muestra una mayor flexibilidad en las normas referidas a las obligaciones ambientales. Esto podría generar que los impactos ambientales negativos no se logren minimizar, ni fiscalizar, en referencia al proceso de formalización.

A partir del trabajo realizado desde la SPDA en materia de justicia ambiental, en los departamentos de Madre de Dios y Loreto, compartimos información relevante respecto al estado de la minería ilegal en estas regiones y por qué la urgencia de su atención.

Pronunciamiento desde el OMI

Escenario actual: Madre de Dios

Desde 2007, en esta región, con la construcción de la carretera Interoceánica, se abrieron nuevas posibilidades para el crecimiento excesivo y desordenado de las actividades económicas extractivas. Por esos años, el precio del oro tuvo un aumento de precio sostenido hasta el día de hoy.

Precio del oro del 2007 al 2018

Precio del oro en US$ entre 2007 al 2018

Junto a este incremento progresivo en el precio del oro, se sumó la poca atención del Gobierno central en fortalecer la institucionalidad regional para atender los problemas, lo que facilitó el crecimiento de la minería ilegal en Madre de Dios. Para el 2018, esta actividad ilegal alcanzó 10,000 hectáreas deforestadas, lo que representó el 42.56% de la deforestación total del departamento.

Pérdida de Bosque 2001 - 2018 en Madre de Dios

Fuente: GEOBOSQUES

 

La minería ilegal impacta en la calidad de vida de la ciudadanía, no solo por los efectos de la deforestación, sino también por el incremento de otros delitos como el tráfico de personas, el asesinato a sueldo, el tráfico de tierras, entre otros.

A nivel geográfico, la minería ilegal en Madre de Dios ha mostrado sus mayores impactos en la zona de amortiguamiento de la RNTAMB y al interior de dicha ANP desde el 2016. Además, en los últimos años se han denunciado impactos en la zona de amortiguamiento de la Reserva Comunal Amarakaeri y desde el 2018-2019 también en la zona del río Piedras. Todas ellas consideradas como zonas de alta biodiversidad.

El impacto de la minería ilegal en Madre de Dios[1]

A continuación, compartimos algunos de los datos más alarmantes generados a partir de una serie de investigaciones sobre los impactos ambientales, sociales y a la salud, generados por la minería ilegal en Madre de Dios:

  • Entre los años 2010 y 2017, se perdieron 64.586 hectáreas como resultado de la minería ilegal en Madre de Dios, más del doble de la superficie total perdida en el período precedente de 26 años (1985-2009, 31.165 hectáreas).[2]
  • La deforestación acumulada en las zonas de Huepetuhe (1990-1995), Delta (1997-2010) y La Pampa (2004-2009), representan el 49% de la deforestación acumulada generada por la minería ilegal en la región.[3]
  • En diciembre de 2017, el “Reporte de inventario: estimaciones del uso y consumo de mercurio en la minería de oro artesanal y de pequeña escala en el Perú”, elaborado por expertos del Artisanal Gold Council, alertó que anualmente se arrojan al ambiente en Madre de Dios 181 toneladas de mercurio.[4]
  • Se presume una relación entre exposición a Mercurio (Hg) y pobre desempeño cognitivo en niños.
  • Los niveles de mercurio en los ríos son de 3 a 25 veces el estándar nacional. Este es un aspecto muy relevante si consideramos que casi la totalidad de la población rural utiliza el agua de quebradas para consumo diario.
  • Las máquinas y equipos usados en la actividad minera han arrojado 1,500 litros de aceite en los últimos 10 años, impactando directamente el suelo.
  • La pequeña minería es la mayor causa de pérdida de bosque en Madre de Dios.

Nuestra experiencia en Madre de Dios

A partir del trabajo en el Consultorio Jurídico Gratuito (CJG) de la SPDA en Madre de Dios, en noviembre de 2010, se buscó promover el respeto y la defensa de los derechos ambientales en esta región, así como aportar a la conservación de su paisaje, determinando entre sus principales beneficiarios a actores rurales como concesionarios forestales y agricultores.

En ese contexto, los temas de atención principales del CJG han sido los conflictos generados por mineros ilegales, que por lo general son dos de los delitos más recurrentes: delitos ambientales y el de usurpación.

Los casos de atención más recurrentes en el CJG correspondían a minería ilegal. Sin embargo, por el contexto de inseguridad que se generó alrededor de las zonas de actividad minera, así como represalias contra quienes denunciaban, ahora son hechos poco reportados o denunciados bajo reserva de identidad.

Entre los años 2012 al 2018, desde el CJG de Madre de Dios se registraron 79 casos relacionados a minería ilegal, mediante los cuales se reportaron denuncias ante la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental de Madre de Dios (36) e instancias competentes del Gobierno Regional de Madre de Dios (39), así como comunicaciones ante el OSINFOR (4) por afectaciones sobre áreas de concesiones forestales maderables, concesiones para ecoturismo, predios agrícolas, áreas de conservación privada (ACP) y la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional de Tambopata. En la actualidad, de los casos tramitados en la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental (FEMA), se mantienen 24 casos y 12 han sido archivados.

Asimismo, como una herramienta de incidencia hacia la ciudadanía desde la plataforma Alerta Ambiental Madre de Dios, se han generado fichas virtuales de los casos reportados por el CJ