Pacaya Samiria. Foto: Thomas Müller / SPDA

  • Webinar organizado por Minam y el proyecto Infraestructura Natural para la Seguridad Hídrica resaltó la importancia de contar con una norma pionera en la conservación y defensa de los humedales.
  • En el evento participaron Gabriel Quijandría, titular del Minam; Luisa Elena Guinand, viceministra de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Minam; María Isabel Remy, viceministra de Políticas y Supervisión del Desarrollo Agrario (Midagri); y Fernando Momiy Hada, director del proyecto Infraestructura Natural para la Seguridad Hídrica.

 

Con el objetivo de evidenciar la importancia de contar con una norma pionera en la conservación y defensa de los humedales, el Ministerio del Ambiente (Minam) –con el apoyo de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), Forest Trends, EcoDecisión y Condesan, en el marco del Proyecto Infraestructura Natural para la Seguridad Hídrica, financiado por USAID y el Gobierno de Canadá– organizó el webinar: “Humedales: fuente de agua y vida”.

Como se recuerda, el pasado 6 de mayo, el Minam aprobó el Decreto Supremo 006-2021- MINAM que establece disposiciones para la gestión descentralizada y multisectorial de humedales. Se trata de una norma pionera en la protección y defensa de ecosistemas frágiles estratégicos para la provisión de servicios ecosistémicos.

El Comité Nacional de Humedales, instancia liderada por el Minam, trabajó –en un proceso participativo y transparente– en este proyecto normativo enfocado en la gestión multisectorial y descentralizada a favor de los humedales del país.

Durante el evento, el ministro del Ambiente, Gabriel Quijandría, resaltó que la norma fue el resultado de un proceso participativo. “Haber podido aprobar esta norma a partir de un trabajo multisectorial muy interesante pero complejo, como son siempre estos procesos donde intentamos poner de acuerdo a diferentes entidades y diferentes miradas respecto a un tema, nos pone en una situación muy ventajosa como país para conservar estos ecosistemas y recuperar aquellos que se han visto afectados”, manifestó.

“Es importante que la norma empiece a señalar algunos temas que habíamos identificado como vacíos: por ejemplo, el reconocimiento por primera vez de manera explícita de las turberas en un instrumento legal. Le estamos dando partida de nacimiento legal a un ecosistema que están teniendo una importancia muy grande en el debate internacional respecto a los múltiples beneficios que ofrece en términos de fijación de carbono, regulación del ciclo hídrico y provisión de medios de vida”, agregó.

El decreto supremo de humedales establece herramientas para la gestión ordenada y planificada de estos ecosistemas y para la promoción de intervenciones de conservación y recuperación de estos espacios naturales clave para la fauna y flora. Además, incluye una hoja de ruta para la generación de información científica sobre las turberas y para la elaboración del régimen punitivo frente a acciones que afecten negativamente la funcionalidad de los humedales.

“Con esto regularemos lo que se permite y lo que no se permite en un humedal en específico en función del tipo de humedal. Tenemos algunos que están degradados, por lo que la estrategia debería ser de recuperación de los servicios ecosistémicos, y en otros debemos asegurar que estos servicios ecosistémicos no se pierdan, aquellos que han sido menos intervenidos. Necesitamos avanzar, también, en institucionalizar todo este tema de generación de información a partir del Inventario Nacional de Humedales”, concluyó Quijandría.

La norma reconoce el valor estratégico de los humedales para la seguridad hídrica, seguridad alimentaria y medios de vida de poblaciones locales. Además, tiene un enfoque multisectorial y descentralizado para atender situaciones de amenaza y afectación.

Luisa Elena Guinand, viceministra de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Minam, señaló que “la evidencia científica y la solidez de investigación para el insumo de políticas públicas es de lo más relevante cuando hablamos de servicios ecosistémicos. Esta norma es el inicio del camino hacia la ruta de la sostenibilidad de nuestros ecosistemas frágiles para hacer de nuestro país un país más solidario, sostenible y justo”.

Con la norma, se podrá priorizar la inversión pública y privada para la gestión y conservación de los humedales en base a criterios de seguridad hídrica, situación de necesidad, recuperación o gestión temprana; y, dispone aprobar una metodología para la delimitación e identificación de humedales con la creación del Inventario Nacional de Humedales.

Mira el evento:

Datos: