Foto: Ojo Público

  • El último 16 de noviembre, se publicó la Ley 31622, ley que modifica los artículos 308-B, 308-D y 309 del Código Penal, con la finalidad de fortalecer la persecución penal de los delitos contra los recursos naturales. 
  • Ante la inclusión de los delitos de extracción y procesamiento ilegal de especies acuáticas, y tráfico ilegal de especies acuáticas en la nueva norma, algunos grupos de pescadores han mostrado su preocupación; sin embargo, esto se debería a un contexto de desinformación.

Con la publicación en el diario oficial El Peruano de la Ley 31622 que modifica los artículos 308-B, 308-D y 309 del Código Penal, la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA) responde a 6 dudas recurrentes para dar mayor claridad sobre los impactos de esta norma. «Consideramos que lo que viene ocurriendo debe ser una lección para que en el futuro hayan procesos más participativos que involucren a los principales gremios de la pesca artesanal para que estén mejor informados, ya que existe mucha desinformación sobre los alcances de esta nueva modificación al Código Penal», señala el equipo de especialistas de la SPDA.

La inclusión del tráfico ilegal de especies terrestres y acuáticas dentro de los alcances de la Ley contra el Crimen Organizado permite contar con mejores herramientas para investigar y condenar con penas más severas, cuando personas que formen parte de una organización criminal cometan delitos de tráfico, depredación y extracción ilegal de especies silvestres. 

1. La ley no crea o tipifica nuevos delitos en el Código Penal

Algunos pescadores creen que se han tipificado o creado nuevos delitos. Esto es falso. Desde hace años ya es un delito extraer y comercializar especies prohibidas como es el caso de los delfines, o extraer especies en veda, o usar artes y métodos de pesca prohibidos como los explosivos. Lamentablemente el nivel de cumplimiento de estas normas es escaso y la pesca con explosivos sigue siendo una práctica común en nuestras costas y más del 60% de especies que se comercializan en los principales mercados pesqueros están por debajo de la talla mínima. Ello es una bomba de tiempo que afectará cada vez más a los propios pescadores artesanales. 

Lo que permite esta modificación al Código Penal es que cinco delitos puedan investigarse bajo la Ley contra el Crimen Organizado al establecerse como agravante cuando estos delitos se cometan por una organización criminal: 

  • Tráfico ilegal de especies de flora y fauna silvestre 
  • Depredación de flora y fauna silvestre 
  • Tráfico ilegal de recursos genéticos 
  • Extracción y procesamiento ilegal de especies acuáticas 
  • Tráfico ilegal de especies acuáticas

2. ¿Por qué se ha incluido la agravante del tráfico de especies acuáticas como parte de esta ley? 

A nivel mundial, el tráfico ilegal de especies terrestres y acuáticas es una de las mayores actividades del crimen organizado transnacional, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). De esta manera, la norma busca combatir los casos más emblemáticos e importantes de tráfico ilegal de especies acuáticas, especialmente aquellos que implica un tráfico ilegal internacional de especies con alto valor comercial en el mercado extranjero, conforme a lo previsto por la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (también conocida como la Convención de Palermo).

3. ¿Qué es una organización criminal?

Cualquier agrupación de tres o más personas que se reparten diversas tareas o funciones con el objetivo de cometer uno o más delitos graves como el tráfico ilegal de especies marinas. Además, debe tener una estructura (un líder o grupo que lo dirija, un financista, etc.) y está formada y organizada para cometer delitos más de una vez. Es decir, debe buscar tener permanencia en el tiempo. 

De acuerdo al Acuerdo Plenario 1-2017-SPN del I Pleno Jurisdiccional del 2017 de la Sala Penal Nacional, para que califique como una organización criminal se deben cumplir los siguientes supuestos: