Por: Jean Pierre Araujo / Especialista legal de Gobernanza Marina de la SPDA 

El pasado 18 de julio, luego de una acción coordinada entre los guardaparques de la Reserva Nacional de Paracas (Sernanp) y la Policía Nacional del Perú, se pudo detener en flagrancia a dos personas que realizaron pesca ilegal con explosivos en la playa Carhuaz.  

Gracias a las acciones de control coordinadas se pudo registrar en video el momento en el cual los detenidos lanzaban un cartucho de dinamita al mar, para luego recoger los recursos hidrobiológicos. Al momento de la intervención por las autoridades se les encontró en posesión de recursos hidrobiológicos (chita, pejesapo y pulpo) dentro de la camioneta que les sirvió para ingresar a la Reserva. Lo que llevó a que sean detenidas y, posteriormente, liberadas bajo un acuerdo de terminación anticipada. 

Los delitos ambientales que se habrían cometido

Considerando las circunstancias e información difundida por medios de comunicación, en este caso se habría cometido el delito de extracción de especies acuáticas (308-B del Código Penal) en su modalidad agravada (309 del Código Penal) por dos motivos: las especies y productos fueron extraídos dentro de un área natural protegida (Reserva Nacional de Paracas), y el delito se ha cometido con el uso de explosivos. 

De acuerdo con el artículo 309 del Código Penal, la pena privativa de libertad en esos casos no será menor de cuatro ni mayor de siete años. 

Recordemos que la posesión y tenencia de explosivos sin autorización es además un delito que puede llevar a las personas a tener una prisión de hasta 15 años. Como lo detallan los reportes periodísticos, las personas intervenidas poseyeron y usaron material explosivo (cartucho de dinamita), situación que, al no encontrarse autorizada, en otras circunstancias configuraría el delito de tenencia de bombas, artefactos o materiales explosivos. Según el artículo 279 del Código Penal, este delito tiene una pena privativa de libertad no menor de seis ni mayor de 15 años.  

@actualidadambiental 🚨 #alerta delito de pesca con explosivos en #paracas El 18 de julio, guardaparques de la Reserva Nacional de Paracas grabaron en video a dos personas que pescaban ilegalmente con dinamita en la playa Carhuaz, al interior de la reserva. Gracias a la rápida reacción de los guardaparques, personal del Ministerio de la Producción y la Policía Ecológica, se les detuvo. Al momento, la FEMA Ica, bajo el liderazgo del Fiscal Jorge Trigoso, tiene en sus manos el caso más emblemático de la última década, y depende de ellas aplicar una sanción ejemplar. #pescailegal #pescaperu #explosivos #pescacondinamita #tiktokinforma @Actualidad Ambiental ♬ sonido original – Actualidad Ambiental

Los daños generados por la pesca con explosivos a nuestra biodiversidad

El Informe IMARPE; Vol. 42, N° 1: Detección y monitoreo de la pesca con explosivos publicado en el 2015, recoge un análisis participativo realizado en Huacho (Lima) y San Andrés (Ica). El estudio permitió recoger información sobre las características de la actividad ilegal, y sus consecuencias en los recursos hidrobiológicos y los ecosistemas. A continuación, algunas de sus conclusiones (p. 116 – 117): 

“La actividad ilegal de pesca con explosivos es bastante eficiente en términos técnicos y logísticos, las personas que utilizan la dinamita para la extracción de peces cuentan actualmente con un sistema perfeccionado y de comunicación, en el cual cada operativo ilegal se ensambla en una línea de precisión, que desborda el accionar de las autoridades”. 

“La pesca con explosivos tiene un efecto negativo sobre las especies hidrobiológicas (impacto morfológico y fisiológico), así como en su ambiente biótico y abiótico. Existe un efecto cualitativo y cuantitativo de la explosión en los parámetros físicos, químicos y biológicos observándose bajos niveles de oxígeno, nutrientes y sólidos suspendidos totales; disminución de la diversidad y densidad de organismos del fitoplancton y macrozoobentos; y dominancia de células fitoplanctónicas fragmentadas”. 

“El efecto acústico después de la detonación de explosivos en el ambiente marino ocasionó lesiones externas (subletalidad) e internas severas en peces costeros con vejiga natatoria analizados macroscópicamente, así como lesiones traumáticas ocasionadas por desorganización estructural y hemorrágicas analizadas microscópicamente”. 

“Los valores de presión acústica produjeron lesiones externas e internas severas con intensos grados de letalidad en los peces costeros analizados macroscópicamente, caracterizadas por ruptura de la vejiga natatoria e intensa hemorragia en las cavidades branquial y torácica. El análisis microscópico evidenció rompimiento de los filamentos branquiales y hemorragia en el hígado, bazo, riñones y tejido muscular”.  

Los hallazgos y conclusiones del citado informe muestran que la actividad