Representantes de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, autoridades del sector pesquero y ambiental, representantes del sector privado y líderes de organizaciones pesqueras de Ecuador participaron del lanzamiento oficial del proyecto Por la Pesca.

  • La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Fundación de la Familia Walton (WFF), asociaciones de pescadores y organizaciones ambientales unen fuerzas para promover prácticas de pesca responsable.
  • El proyecto Por la Pesca trabajará directamente con organizaciones pesqueras dedicadas a la pesquería de dorado, en Manta, y atún en la Reserva Marina de Galápagos. 

 

El viceministro de Acuacultura y Pesca de Ecuador, Andrés Arens y la directora de Programas de USAID Ecuador, Alder Bartlett, realizaron el lanzamiento de “Por la Pesca”: un ambicioso proyecto de más de 20 millones de dólares que tiene como objetivo reducir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) y promover prácticas pesqueras responsables y rentables para las pesquerías artesanales de dorado y atún en Ecuador, y de calamar gigante, dorado (perico) y pulpo en Perú.

“Para el Gobierno de los Estados Unidos y USAID es una prioridad ayudar al Ecuador a combatir la pesca ilegal, no declarada, y no reglamentada. Por medio de este proyecto, buscamos contribuir con la sostenibilidad pesquera del Ecuador, y ayudar a las familias de pescadores ecuatorianos que desean trabajar legalmente”, resaltó Alder Bartlett, de USAID.

Andrés Arens, viceministro de Acuacultura y Pesca de Ecuador, Alder Bartlett, directora de Programas de USAID en Ecuador y Jessica Hidalgo, directora del proyecto Por la Pesca realizaron el lanzamiento oficial en la ciudad de Manta, Ecuador.

El proyecto “Combatiendo la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada en Perú y Ecuador”, también conocido como “Por la Pesca” contribuirá con la mejora de las políticas pesqueras para dorado y atún, promoverá la investigación y el intercambio de información para una gestión pesquera coordinada entre Ecuador y Perú, y empoderará a las principales organizaciones de pescadores artesanales de Manta y Galápagos. El fin es que las personas y las comunidades locales que viven de estos recursos pesqueros tengan beneficios económicos y que las pesquerías en las que trabajan sean sostenibles en el tiempo.

Para ello el proyecto implementará una combinación de cinco estrategias a lo largo de sus 5 años de duración: facilitar la formalización de pescadores y sus organizaciones; empoderar y fortalecer a las organizaciones pesqueras; aprovechar la demanda de productos de mar provenientes de la pesca formal y responsable para incentivar mejores prácticas; brindar apoyo técnico a organismos gubernamentales para mejorar el intercambio de datos y la transparencia; y promover políticas y reglamentos pesqueros participativos.

«Este proyecto es un paso más en dirección a la conservación, sostenibilidad, y con miras a identificar y valorar los retos y desafíos de la pesquería y la cadena productiva de dorado y otras especies», resaltó el viceministro Arens.

 

Andrés Arens, viceministro de Acuacultura y Pesca de Ecuador dejando su compromiso Por la Pesca al final del evento.

Hacia una mejor gestión pesquera del atún y el dorado

En la Reserva Marina de Galápagos, Por la Pesca se enfocará en promover la mejora de las regulaciones existentes para la pesquería de atún y buscar alternativas que permitan su ordenamiento, así como, culminar el proceso de depuración del registro pesquero. Estas acciones son claves para la sostenibilidad de las pesquerías en Galápagos y contribuirán a reducir el uso ilegal de artes de pesca no permitidos y la pesca sin permiso Parma. 

En el caso de la pesquería de dorado, el proyecto brindará apoyo técnico al proyecto de mejora pesquera de la flota palangrera nodriza de Mant