Grecia Torres, Christine Burgos y Lucia Aliaga de Ararankha (Perú), iniciativa participante de Aceleradores por Naturaleza 2023

  • Durante 4 meses, este curso impulsado por Conservamos por Naturaleza, iniciativa de la SPDA, reunió y potenció las capacidades de 10 iniciativas ambientales lideradas por jóvenes de Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, quienes trabajan en temas como la conservación de ecosistemas, la conservación de especies silvestres y la educación ambiental. 

 

Todo en la Amazonía Andina funciona en colectivo y más aún sus jóvenes. Por eso, este año, Aceleradores por Naturaleza, en su edición especial de equipos, impulsó a 10 iniciativas juveniles de Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia que trabajan por la naturaleza y sus comunidades, a través de proyectos innovadores y sostenibles. En esta edición, el curso virtual fue organizado por CoalitionWILD y Conservamos por Naturaleza, iniciativa de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), en colaboración con Wyss Academy for Nature de la Universidad de Berna (Wyss Academy).   

Durante cuatro meses, 29 jóvenes de cuatro países andino-amazónicos aprendieron de conservación y herramientas de diseño e implementación de proyectos, como metas SMART, teoría del cambio, presupuesto, género e interculturalidad, entre otros. Además, tuvieron acceso a mentorías personalizadas por especialistas ambientales y ponencias inspiradoras de invitados como Avecita Chicchón, directora de programas de Gordon and Betty Moore Foundation, Armando Valdes-Velasquez, asesor principal de investigación en Wyss Academy for Nature – Hub Sudamérica, y Nicole Chabaneix, oficial superior de programas en World Wildlife Fund. 

Conservación juvenil en la Amazonía Andina 

En esta edición, Aceleradores por Naturaleza estuvo conformado por 10 equipos, quienes lideran iniciativas que trabajan por la conservación de ecosistemas, la conservación de especies silvestres y la educación ambiental. Además, contó con un 65 % de participación femenina.

Desde Perú, participaron 7 iniciativas: Ararankha, que protege e investiga a la lagartija Stenocercus modestus que se encuentra en la categoría En Peligro según la IUCN; Foreslab, que recupera plantas nativas a través de la biotecnología vegetal; Comité de Monitoreo Comunitario Participativo de las Lomas de Amancaes – Bella Durmiente, quienes contribuyen a la conservación y uso sostenible de las lomas de Independencia mediante el monitoreo de la biodiversidad y servicios ecosistémicos; Grupo Rana, equipo que trabaja por la conservación de rana gigante de Junín; Kutimusunchis, organización que protege, conserva y restaura ecosistemas de Cusco; Asociación de Agricultores Monte Sinaí, grupo conformado por jóvenes de 6 comunidades que realizan acciones de resguardo de áreas paisajísticas como la catarata Velo de Plata en San Martín y RAF Ucayali, iniciativa que mejora las prácticas del manejo de bosques y la vigilancia ciudadana. 

Para Lucía Aliaga, integrante de la iniciativa Ararankha, estas herramientas y conocimientos les dieron nuevas perspectivas a su equipo de trabajo. “Nunca antes había visto temas como teoría del cambio o presupuesto, herramientas que nos permitieron hacer nuestra iniciativa mucho más robusta. Además, nuestro mentor nos enseñó cómo llevar la ciencia hacia actividades más aplicadas”, mencionó.